El efecto BIRG en la rivalidad del Barcelona y el Real Madrid

Domingo por la tarde, cielo nublado y la calle desolada, vacía, muerta. Pero basta con asomarse a algún comercial o restaurante, se siente como si los locales hubieran absorbido a las personas, vestidas de...