¿Por qué debes tener un “sueño lúcido”?

Si nunca los has experimentado, entonces puede que te resulte difícil entender de lo que se trata el sueño lúcido. De hecho, podrías ser completamente escéptico y desechar todo el asunto como si fuera una tontería. Pero la verdad es que los sueños lúcidos son muy reales y es algo que millones de personas experimentan regularmente.

El sueño lúcido es cuando se experimenta la plena conciencia durante el sueño. Sabes que estás en un sueño y descubres que puedes hacer absolutamente todo lo que quieras en él. Lo que generalmente hace que te vuelves consciente sin despertarte es cuando notas algo tan incongruente que no se vería nunca en la realidad, por lo que al instante te das cuenta que debes estar en un sueño. Sin embargo, también puedes estar pensando que gran parte de lo que sueñas es extraño y maravilloso y que nunca podría ocurrir en la vida real. Y de hecho, es así. Sólo a veces la incongruencia se destaca, y no hay forma de saber cuándo va a suceder. Sin embargo, hay técnicas que se pueden utilizar para aumentar la posibilidad de notar que se está lúcido en un sueño.

Algunos podrán tener la pregunta de “¿Cuál es el problema con ser consciente durante el sueño?” Y es una pregunta válida si nunca has experimentado esto. La respuesta es que cuando sueñas creas un mundo que es mucho más real de lo que recuerdas cuando te despiertas. Por lo general, está lleno de color y textura que rara vez se ve en la vida real.

Cuando “te despiertas” dentro de un sueño se puede apreciar conscientemente lo maravillosos que son en realidad. Y debido a que estás despierto lo recordarás con exquisito detalle. De hecho, casi nadie olvida nunca su primer sueño lúcido.

Experimentando un sueño lúcido

El mundo de los sueños que tu mente inconsciente crea para ti es tan intrincado que se puede arrancar una hoja de un árbol y examinar cualquier detalle minúsculo, por ejemplo. Puedes caminar hacia un edificio y examinar cada ladrillo y descubrir todos los elementos que fueron utilizados para su elaboración. También puedes sentir todo tipo de texturas finas o ásperas, percibir sonidos, etc.

Curiosamente, la única cosa que no se sentirás es el dolor. Nada en realidad te duele físicamente en un sueño, por lo que pellizcarse a sí mismo dentro de un sueño, es una manera de probar que estás, de hecho, durmiendo.

Cuando estás experimentando un sueño lúcido se puede hacer absolutamente todo lo que quieras. Puedes flotar, saltar o volar alrededor. Se puede bailar y correr muy rápido, e incluso, se puede participar en el acto sexual. Lo que haces depende totalmente de ti y lo que tú deseas manifestar, tu inconsciente va a crear algo para que disfrutes. La mayoría de los soñadores lúcidos también informan que experimentan un placer extremo cuando se encuentran en ese estado.

También puedes utilizar el tiempo lúcido en tus sueños para trabajar en tu crecimiento personal, ya que es el momento perfecto para “matar” a los monstruos de pesadillas o demonios que te molestan.

Volverse lúcido mientras se duerme

Una forma de ayudar a traer una experiencia lúcida es pensar en el concepto de lo que quieres experimentar mientras te quedas dormido. Esto acondicionará tu mente inconsciente para que este más “dispuesta” a ceder el control cuando lo consideres conveniente. Así que imagina tener un sueño lúcido (incluso si nunca has tenido uno) y visualiza todas las cosas que te gustaría hacer, y permite quedarte dormido mientras lo haces.

También puedes entrar en el hábito de pellizcarte a ti mismo con regularidad durante todo el día. Trata de hacerlo al menos una vez cada hora para que se convierta en rutina estándar y bastante normal para tu cuerpo. Después de un tiempo es posible que el hábito se traslade a tus sueños, y si lo hace, pellízcate mientras estás dormido, la falta de dolor debe ser suficiente para “despertar” tu conciencia y alertarte que has entrado a un sueño lúcido.

Otro método que suele funcionar es configurar tu despertador para que suene cinco horas después de cuando normalmente te vas a dormir. Cuando suene apágalo y trata de recordar todo lo que puedas acerca de tu sueño “interrumpido”. Siéntate en la cama mientras haces esto y mantén el concepto de sueño lúcido firmemente en tu mente. Imagínate lo que puede ser y lo que vas a hacer en él. Trata de mantenerte despierto durante al menos quince minutos (o más si es posible), y luego acuéstate y trata de volver a dormir; a veces esto te ayudará a “provocar” un sueño lúcido – pero es probable que tengas que probar un buen número veces antes de que lograrlo.

Aprovechar al máximo mientras dure

Lamentablemente, los sueños lúcidos duran sólo unos cinco o diez minutos en la mayoría de los casos. Puede ser que tu mente inconsciente se canse o tu mente consciente decida tomar las riendas de nuevo. Así que tan pronto como sepas que estás lúcido no pierdas el tiempo y haz todas las cosas que has estado esperando. Ve rápidamente a examinar todos los objetos a tu alrededor para ver cómo están detallados (sólo con esto ya sabrás lo increíbles que son estos sueños).

Busca a otras personas, animales o cosas con que interactuar. Conforme te muevas a tu alrededor, observa como el paisaje 3D es absolutamente perfecto, con los puntos de fuga en movimiento lento. Escucha en silencio y nota si tu inconsciente está tocando música para ti. Si es así, a veces puede ser una melodía que sepas, pero a menudo será un nuevo tipo de música que es casi angelical. Ve a volar y mirar hacia abajo en el mundo, los árboles y las casas y todo lo que puedas ver. De hecho, puedes volar tan alto y lejos como quieras, incluso a la Luna, donde el aire que respirarás será tan fresco como en la Tierra.

Por lo menos con una vez que hayas tenido un sueño lúcido, siempre estarás en completo asombro con la profundidad, la capacidad y la creatividad de tu mente inconsciente.

También te podría gustar...