Top 10 de Exorcismos Modernos

Todos hemos visto a Linda Blair en el Exorcista, girando la cabeza cual trompo y hablando en lenguas más que político en campaña. Pero para algunos, la expulsión de un espíritu invisible de un huésped humano no es sólo cosa de las películas de terror, también pasa en la vida real.

 

10. Kamille Seenauth

 

En 2005, Patricia Alves fue condenada a 10 años de prisión por el asesinato de Kamille Seenauth en Georgetown, Guyana. Alves inició una “Iglesia del Espíritu”, y muchas personas, la mayoría mujeres, venían a ella para realizarse exorcismos estilo africanos o hindúes. Durante estos exorcismos, rituales de oraciones y golpizas fueron utilizados a menudo para expulsar a los espíritus invasores.

Sin embargo, cuando Kamille Seenauth acudió en busca de un exorcismo, Alves la golpeó con una barra de hierro hasta que murió por las graves heridas. La perpetradora enterró el cuerpo para ocultar su error, pero los vecinos alertaron a la policía después de ver un pie que sobresalía de un montículo de tierra en su patio trasero.

9. Adolescente anónimo en el Vaticano

 

El Padre Gabriele Amorth es el exorcista oficial de la diócesis de Roma. Afirma haber realizado más de 160 mil exorcismos. Pero ninguno fue más impresionante que el exorcismo que dice tuvo lugar dentro de los muros del Vaticano en el año 2000, con la ayuda de nada menos que el mismísimo Juan Pablo II.

El exorcismo se llevó a cabo en una señorita de 19 años de edad, después de que ella comenzó a lanzar insultos durante una audiencia con el Papa. El Papa supuestamente se sentó con ella durante media hora. Sin embargo, según Amorth, la chica quedó poseída y el demonio adentro incluso tuvo el descaro de murmurar “ni siquiera el jefe de la iglesia me puede enviar lejos”, mientras el Papa se marchaba derrotado.

8. Janet Moses

 

En 2007, en Nueva Zelanda, una joven llamada Janet Moses murió por ahogamiento, mientras que los miembros de su propia familia le echaron agua por la garganta. Nueve personas fueron acusadas ​​de homicidio, pero esto no fue el caso usual. Moses murió cuando una ceremonia de exorcismo maorí llamada “makutu” salió horriblemente mal. Después de no poder acabar con la maldición de conjuros (“karakia” en la lengua maorí) a su familia se le ocurrió arrojar agua en la cara de la chica. La ceremonia duró tres días, durante los cuales se utilizó tanta agua que toda la cocina quedó inundada.

Hay versiones contradictorias sobre el origen del “espíritu maligno”. Una fuente dice que los síntomas de la posesión se iniciaron poco después de que su abuela falleció. Otros dicen que un anciano maorí conocido como “kaumatua” – advirtió a la familia que hasta que el león de piedra robado por la hermana de Moses se devolviera, su hermana seguiría estando poseída. Aunque el león fue devuelto la joven continuó actuando extrañamente, lo que llevó a la realización del exorcismo y, por desgracia, la muerte de la joven.

7. Salvador Dali

 

La leyenda dice que el famoso artista Salvador Dalí fue exorcizado por su amigo Gabriele Maria Berardi. El fraile murió en 1984, y entre sus pertenencias había una escultura de Cristo en la cruz. Antes de morir, Berardi dijo a sus amigos que Dalí le había dado esa cruz en agradecimiento por llevar a cabo el exorcismo. Dos expertos en arte han acreditado a Dalí como autor de la obra de arte. Sin embargo, no hay otros registros que justifiquen el evento.

Los dos se conocieron en Francia en la década de 1940 después de que Berardi había sido excomulgado de su orden religiosa. El supuesto exorcismo tuvo lugar en 1947.

 

6. Maricia Irina Cornici

 

En 2005, Maricia Irina Cornici de 23 años de edad se presentó en un remoto monasterio ortodoxo rumano en Tanacu para visitar a su hermano. Fue recibida en el redil, pero luego comenzó a reír tenebrosamente durante la Misa, los médicos de un hospital psiquiátrico local de Cornici la diagnosticaron con esquizofrenia. Pero para el devoto sacerdote del monasterio, el padre Corogeanu, eso no fue suficiente. Él y numerosas monjas en el convento aseguraban que Maricia estaba poseída, la encadenaron a una cruz y la amordazaron con una toalla, todo con la esperanza de expulsar a Satanás. Ella fue dejada en aislamiento durante tres días en una habitación muy fría del convento hasta que finalmente murió.

En los días que siguieron, una monja llamó a la policía, y el padre Corogeanu y cuatro monjas fueron acusados de privación de libertad que conlleva a la muerte. El Padre Corogeanu fue citado diciendo: “No se puede expulsar al diablo de la gente con unas píldoras.” Él fue condenado a 14 años de prisión y el monasterio fue cerrado por la Iglesia Ortodoxa.

5. Michael Taylor

 

Michael Taylor, de la ciudad inglesa de Ossett, fue miembro del grupo de Comunidad Cristiana Local. En 1974, Taylor comenzó a comportarse de forma extraña hacia el líder del grupo, Marie Robinson. Fue agresivo y muchas veces se enojaba sin motivo aparente. A medida que pasaban los meses, Taylor finalmente admitió que sentía al diablo dentro de él. El párroco local intervino y decidió realizar un exorcismo en Taylor. La sesión, que duró toda la noche, se pensó que iba a ser un éxito, expulsando a un total de 40 demonios de él.

Lamentablemente, la historia no termina allí. Taylor ya no creía que estaba poseído, pero estaba convencido de que su esposa de 29 años de edad si lo estaba. Esa noche, Taylor la asesinó brutalmente, arrancando los ojos y la lengua. Luego corrió a la calle desnudo y cubierto de sangre, gritaba: “Es la sangre de Satanás.” Taylor fue absuelto del asesinato de su esposa por razones de demencia, pero tuvo que estar dos años en Broadmoor, un hospital psiquiátrico de alta seguridad.

4. Clara Germana Cele

 

En 1906 en Umzinto, Sudáfrica, una confesión extraña fue escuchada por el Padre Erasmus Horner. Clara Germana Cele, una católica y miembro de la misión Marianhill, le dijo al padre Horner que ella había hecho un pacto con el Diablo. Cole había vivido en la misión desde la edad de cuatro años. El Padre desestimó las pretensiones de la niña, pero Cole pronto empezó a comportarse de manera extraña. Ella se arrancaba la ropa, gruñía, hablaba con amigos imaginarios utilizando lenguajes que nunca había conocido antes, lanzaba violentamente a las monjas a través del cuarto, y dejó escapar terribles gritos que una monja describió como “suena una verdadera manada de fieras orquestada por Satanás”. También mordió a otra monja, dejando marcas similares a las de una serpiente.

Padre Horner decidió realizar un exorcismo. Tuvo éxito y logró expulsar el espíritu malo de Cole. El demonio anunció que dejaría el cuerpo de Clara después de una levitación y, en el momento justo, Clara levitó y el demonio se fue.

3 Robbie Mannheim

 

El exorcismo de Robbie Mannheim o Roland Doe de 13 años de edad, fue la inspiración para la clásica película El Exorcista. El hecho real tuvo lugar en 1949. Robbie fue supuestamente poseído después de usar un tablero de Ouija meses después de la muerte de su tía. Luego de una serie de acontecimientos inexplicables, supuestamente sobrenaturales, la familia de Robbie le preguntó al reverendo Luther Miles Schulze que observara al niño.

Durante el período de una noche, Schulze fue testigo de la vibración de la cama del niño, vio un gran cambio en el sillón de su lado, y escuchó los sonidos de arañazos en las paredes de la habitación. Se refirió el caso al Padre Edward Hughes, que realizó un exorcismo sobre Robbie. Durante el exorcismo, Robbie sacó un resorte de la cama y apuñaló al sacerdote con él. Hughes necesitaba más de 100 puntos de sutura para curar la herida. Se tomó un período de descanso, y el chico fue sometido a un segundo exorcismo en St. Louis, que duró seis semanas. Según los testigos, la cama se estremeció y los objetos fueron lanzados por la habitación. Eventualmente, Robbie salió de su posesión y pasó a tener una vida relativamente normal, se casó y tuvo hijos y nietos.

2 Anna Ecklund

 

El libro Vete Satanás del autor alemán Reverendo Carl Vogl discute la posesión de Anna Ecklund a finales del siglo 20. Ecklund nació en Iowa en 1882 y criado como católico. Las campanas de alarma de posesión comenzaron a sonar cuando Ecklund desarrolló una repulsión por objetos sagrados, se negó a entrar en la iglesia y comenzó a hablar de actos sexuales lascivos (todo a la corta edad de 14 años). Ella fue enviada a vivir con su tía Mina, una mujer sospechosa de ser una bruja. Muchos creían que la posesión de Ecklund fue acelerada por su tía ya que le daba comida con ciertas hierbas. El padre Teófilo Riesinger, un monje capuchino de Wisconsin, administró el primer exorcismo en 1912. Sin embargo, Ecklund fue poseída una vez más en 1928, casi dos décadas después del primer exorcismo.

Una vez más, el padre Teófilo realizó el ritual, en un convento de monjas franciscanas cercano a la propiedad. Ecklund negó la comida bendita ofrecida y le susurró como un gato. El exorcismo duró 23 días, durante el cual la mujer era tan fuerte que tuvo que ser sujetada por seis monjas a la vez. También habló sin mover los labios, orinó “cubos”, insultó y se burló de las monjas sobre sus vidas personales y predijo (erróneamente) que uno de los sacerdotes presentes moriría en un accidente de coche. El segundo exorcismo fue un éxito: En la mañana del 23 de diciembre de 1928, la posesión de Anna Ecklund había terminado finalmente.

1. Anneliese Michel

 

Provenientes de Klingenberg, Alemania, Anneliese no era una joven típica. La familia Michel eran católicos obsesivos, muy dedicados y estrictos. Esta sucedió en la década de 1960, y mientras muchos de los amigos de Anneliese salían a beber y a llevar “malas vidas”, ella permanecía durmiendo en un piso de piedra, a manera de penitencia, para pagar por los pecados de su madre (Anna Michel había dado a luz a una hija ilegítima en los años 1950).

A la edad de 17 años, Anneliese sufría de convulsiones. Aunque diagnosticada con epilepsia, algunos de sus síntomas no se podían explicar, al igual que las alucinaciones auditivas que experimentaba mientras rezaba. Estas alucinaciones le dijeron que estaba “maldita” y que se “pudriera en el infierno.” En 1973 ella sufría de depresión severa, y aunque pidió un exorcismo en dos ocasiones separadas, el sacerdote local se negó.

Las cosas se intensificaron rápidamente. Anneliese realizaba 600 genuflexiones al día (lo que dio lugar a la ruptura de los ligamentos de la rodilla). Ella gritaba como perro durante días, comía arañas, lamía su propia orina y mordió la cabeza de un pájaro muerto. Anneliese estaba mostrando signos de esquizofrenia, pero ella y su familia se negaron a toda intervención médica. En 1975, Anneliese pidió otro exorcismo y el Obispo de Würzburg aceptó su petición.

Un sacerdote local pronto sugirió que Anneliese estaba poseída por seis espíritus demoníacos, como Lucifer, Judas Iscariote, Nerón, Caín, y Adolf Hitler. Fue sometida a 67 ritos de exorcismo por más de nueve meses. Finalmente murió en 1976 debido a la inanición autoimpuesta en un intento desesperado por liberarse de las garras de Satanás. Sus últimas palabras fueron “Madre, tengo miedo.”

 

Da mas terror que no sólo sucedan en las películas ¿verdad?

También te podría gustar...