Codex Gigas “La Biblia del Diablo”

El “Codex Gigas” es un “libro grande” literalmente, mide 92 x 50.5 x 22 cm. tiene 624 páginas con tinta azul, roja, amarilla, verde y pan de oro. Pesa 75 kg y se le conoce como “La biblia del diablo“. La traducción de “Codex Gigas” quiere decir del latín: “libro grande”.

El enorme tamaño del Codex Gigas

El Codex Gigas o “Biblia del Diablo”, tiene un tamaño monumental.

Asombra su estado de conservación, aunque faltan algunas páginas, que fueron arrancadas en algún punto de la historia, nunca sabremos que pudieron llegar a contener y por qué fueron arrancadas.

Historia del origen del Codex Gigas

El diablo en el Codex Gigas

Este es el diablo que aparece en el Codex Gigas, llamado “Biblia del Diablo”.

El nombre alterno de “La biblia del diablo” es debido a la ilustración de un Diablo en una de sus páginas. Desde el primer día que fue expuesto, llamó la atención de todos los que conocían la existencia de este gran escrito.

Llegó a figurar entre las maravillas del mundo ya que constituía un enorme valor material. La creación se le otorga al monje “Herman el Recluso” del monasterio de “Podlazice”, pero la autoría sigue siendo confusa y no se sabe a ciencia cierta quien escribió e ilustró el Codex Gigas.

Una nota en el interior de finales del siglo XIII, señala que el manuscrito fue creado en el monasterio benedictino de Podlazice. El monasterio pasaba dificultades económicas y decidió empeñarlo al monasterio cisterniense de Sedlec. Luego sería comprado de nuevo por los benedictinos, financiado por el arzobispo de Praga quien la quería para el tesoro de su orden. Entre todas estas transacciones siempre se encontró en su lugar de origen, la provincia de Bohemia, República Checa, hasta que en 1594, Rodolfo II, amante de obras enigmáticas, transfirió la obra a su colección personal en el castillo de Praga. 50 años después, tras la Guerra de los Treina Años, el castillo fue expoliado por el ejército sueco y el libro más otros tesoros, pasaron a manos de la Reina Cristina de Suecia, donde se encuentra actualmente, primero en la biblioteca real y hasta 1877 que fue enviado a la biblioteca nacional de Suecia en Estocolmo.

La mayoría de los dueños y visitantes de la obra, dejaron una firma en el escrito, las hay desde los siglos 16 y 17. Pueden ser encontrados los nombres de Josef Pecirka y Beda Dudik, dos estudiosos checos del manuscrito.

Qué tiene el Codex Gigas adentro

Codex Gigas por dentro

Son muchos los contenidos del Codex Gigas en su interior.

Tiene el Antiguo y Nuevo Testamento. Contiene traducciones latinas de Flavio Josefo, Antiquitates ludaicae y De Bello y ss ludaico, trabajos sobre la historia de los judíos.

También se encuentran las etimologías enciclopédicas de Sevilla en veinte libros de Isidoro. Hay ocho libros médicos, los primeros cinco de origen griego o bizantino, bajo el título de “Ars medicinae” fueron lectura obligada para los aprendices de medicina en el sur de Italia en el siglo XII y que al final se convirtieron en libros de medicina en toda la Europa Medieval. Los otros tres tratados médicos se enfocaron en la medicina práctica y fueron escritos por Constantino el Africano, un monje benedictino en la mitad del siglo XI en Monte Cassino.

Al final del Nuevo Testamento están las ilustraciones, una de Jerusalén celestial y enfrente la del diablo. Luego está la confesión de los pecados y una serie de conjuros escritos en gran formato.

La Crónica de Bohemia por el Cosmas de Praga y la Regla de San Benito. Hay calendarios, listas de nombres que se presume sean de los benefactores de la comunidad monástica local.

Hay santorales y esquelas, alternan textos cortos de antiguas historias, curas medicinales y encantamientos mágicos. Un puzle con varias materias, con fechas y nombres.

¿Por qué la Biblia del Diablo?

La portada del Codex Gigas

La elaboración del Codex Gigas es impecable, cuenta con una portada bastante elaborada.

Aparte de la ilustración de Satanás, el Codex Gigas tiene una leyenda que le dio el apodo de “Biblia del Diablo“.

Según se cuenta el monje que la realizó fue condenado a morir por un grave crimen, él para que la pena no fuera ejecutada ofreció crear una obra monumental que le daría honores al monasterio, cuestión que permitieron los monjes ya que el trato era que la realización de la colosal enciclopedia le llevaría una sola noche.

Al otro día estaba presentando aquel enorme libro como lo había prometido y como era de esperarse, nadie podía creer la elaboración del Codex Gigas. No solo el tamaño sino la cantidad de contenido que había sido elaborado supuestamente en una noche.

Así empezaron los rumores de que el monje había pedido ayuda a Satanás y que fue el mismo demonio el que escribió todos y cada uno de los caracteres del manuscrito.

El Perro

Escritor de tiempo completo en Cínicos. Obsesionado con la vida en otro planeta, conspiranoia, el mundo paranormal, los descubrimientos científicos, las civilizaciones antiguas, misterios inexplicables, videojuegos, series de televisión, películas y mucha música. Únete a nuestras redes ;)

También te podría gustar...