La Importancia de la Higiene Genital

El adecuado aseo de los genitales puede prevenir infecciones por bacterias, hongos o irritaciones y lesiones cutáneas. Les dejamos unas recomendaciones para practicar una buena higiene.

HIGIENE GENITAL MASCULINA

El área de los genitales masculinos es una parte del cuerpo muy importante que se debe cuidar y asear de manera adecuada. A diferencia de lo que se maneja comúnmente, el genital no es sólo el pene y los testículos, incluye también a las dos ingles (región inguinal), el ano (región anal) y el área perianal.

Pareciera que pasarse agua y jabón por la zona del pene y los testículos fuera suficiente para eliminar la suciedad acumulada, pero no es así, y realmente necesita la debida atención para conseguir una adecuada limpieza. La principal importancia de un buen aseo genital radica en la prevención de infecciones, sobre todo las ETS (enfermedades de transmisión sexual), infecciones fúngicas (por hongos) y lesión cutáneas.

Limpiarse diaria y adecuadamente la zona genital es un comportamiento saludable que todos los hombres deben practicar, no hacerlo puede significar graves riesgos. Como recomendaciones generales les damos las siguientes:

  • Paralelamente al baño, realiza tu limpieza genital todos los días.
  • Humedece abundantemente la zona genital, junto con el resto del cuerpo.
  • Lava completa y cuidadosamente procurando no frotar en forma tal que lastime la piel.
  • Al finalizar asegúrate de eliminar todo el jabón del área.
  • Seca completamente la zona inguinal y la entrepierna con una toalla exclusiva para ello.
  • No aplicar talcos o algún otro tipo de polvo, loción o colonia.
  • Si tu pareja acaba de menstruar, lava inmediatamente y con mucho cuidado los genitales.

HIGIENE DEL PENE

Principalmente para aquellos hombres no circuncidados, si la limpieza no es diaria, se comienza a acumular una secreción blanca, grasosa, con mal olor llamada Esmegma, la cual sirve de alojamiento para distintas bacterias que causan infección. Por otro lado, el ambiente húmedo y oscuro que existen por debajo de la piel del prepucio es ideal para el crecimiento de hongos.

Para una buena limpieza se debe deslizar hacia a atrás el prepucio y exponer en su totalidad el glande, aplicar luego abundante agua y jabón (de preferencia un jabón con pH neutro) para luego desaguar y retirar en su totalidad cualquier residuo de esmegma, pelusa de ropa y jabón. Luego se procede a lavar el vello púbico, y el escroto, de la misma manera.

REGIÓN ANAL

La región anal también debe ser motivo de una limpieza diaria, sin importar las preferencias o prácticas sexuales que se mantengan. El objetivo es remover restos de materiales rectales, papel higiénico e hilos o pelusas de la ropa interior.

REGIÓN INGUINAL

No se deben olvidar las ingles, principalmente al pliegue de piel que se forma en la unión de la pierna con la cadera. El lavado es igual que en las otras regiones, pero se debe tener especial atención a la hora de secarse con la toalla. Un poco de humedad que remanezca puede dar origen a infecciones de la piel por hongo que generan comezón, irritación y mal olor.

HIGIENE GENITAL FEMENINA

En las mujeres la situación de higiene es un tanto más complicada, pero no menos importante. El principal problema con los genitales femeninos es que su disposición es hacia el interior del cuerpo, cosa opuesta sucede con los hombres. Primeramente les damos algunas consideraciones generales:

  • En el baño, debe dejar que el chorro de agua caiga sobre sus genitales externos en abundancia.
  • Los genitales externos debe lavarlos con agua y jabón neutro exclusivamente.
  • NUNCA se debe usar jabón ni ningún otro tipo de producto dentro de la vagina.
  • NUNCA realizarse las llamadas “duchas vaginales”, dañan el pH interno vaginal y promueven las infecciones por.
  • Luego del baño, es fundamental que seque completamente la zona genital, preste especial atención a los pliegues glúteos e inguinales. Es muy importante, ya que si queda humedad, se forma el ambiente perfecto para la proliferación de hongos y bacterias.
  • Se recomienda que después de tener relaciones sexuales orine y luego se realice un baño de sus genitales o del cuerpo entero, la idea es limpiar la zona de los fluidos no propios.
  • Recuerde que la forma correcta de limpiarse luego de orinar o defecar, es de la vagina hacia el ano, o sea de adelante hacia atrás, para evitar que las bacterias del ano lleguen a la susceptible mucosa vaginal.

 

HIGIENE VAGINAL

La vagina es una cavidad interior y húmeda puede convertirse en motivo de obsesión para algunas mujeres que en lugar de cuidados, más bien la perjudican con tanto aseo inadecuado. El aseo femenino debe ser diario y externo, no se lava de forma interna porque éste órgano tiene la capacidad de eliminar, a través de fluidos y secreciones, la suciedad que pudiera estar dentro. Irrigarla con infusiones o jabones sólo puede desnivelar el delicado pH ácido vaginal, dando pie a la reproducción agresiva de levaduras causantes de hongos y otras infecciones.

Luego de una sesión de sexo oral es bueno asearse con agua y jabón pues increíblemente la boca almacena más bacterias dañinas para la vagina que las que puede poseer un pene sano. Si en cambio la práctica ha llevado al sexo anal tome en cuenta que en ese orificio vive una bacteria llamada E. Coli, que de pasar a la vagina la infectará indudablemente. Por eso, antes de proceder a la penetración vaginal debes cambiar de condón o lavar cuidadosamente el miembro masculino.

Cuando hay menstruación es aconsejable cambiar frecuentemente de toalla sanitaria y si se usa tampón, este no debe estar más de cuatro horas dentro de la vagina pues podría favorecer la reproducción de microorganismos que afectan el balance natural del canal vaginal.

¿RASURARSE O NO?

Esta es una pregunta común sobre todo entre adolescentes y adultos jóvenes ¿es malo rasurarse o depilarse los vellos púbicos?. La respuesta es que SI puede causar daños, aunque no siempre es así. En el caso de los hombres los principales problemas que se dan son irritación y lesiones de la piel, que en el peor de los casos pueden desembocar en una fuerte dermatitis o infecciones por bacterias que entran por las lesiones de la piel. En las mujeres es más riesgoso, ya que los vellos púbicos sirven para proteger la entrada de la vagina, esa es su razón de ser. Por lo tanto, al eliminarlos y dejar la piel expuesta se le facilita la entrada a gérmenes causantes de infecciones vaginales.

La moda de rasurarse estos vellos ha sido promovida principalmente por las películas pornográficas, pero en realidad no es una práctica saludable y no es recomendada por los médicos.

Esperamos que les haya sido de utilidad y recuerden que una buena higiene genital no se relaciona con la frecuencia del lavado sino con la forma correcta de hacerlo.

También te podría gustar...