Un Parásito que se come el cerebro

El Departamento de Salud de Arkansas, Estados Unidos, acaba de confirmar un caso de una extraña meningitis provocada por parásitos, una ameba que penetra a través de la nariz y se alimenta del tejido cerebral.

Esta rara forma de meningitis por parásitos, la meningoencefalitis amebiana primaria, está causada por la ameba Naegleria fowleri, que normalmente se alimenta de bacterias y suele vivir en la capa sedimentaria de los lagos cálidos y estanques. Con casos en Minesotta, Kansas e Indiana, la discusión sobre la ameba Naegleria fowleri ha tomado nuevos aires. Este protozoo tiene una mortalidad terriblemente alta.

La revista National Geographic realizó una investigación y entrevistó al epidemiólogo del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU, Jonathan Yoder, quién comentó la manera de entrar en contacto con la ameba y algunos de sus síntomas: “Cuando la gente se baña en aguas dulces templadas durante el verano, la ameba puede penetrar en el cerebro a través de las fosas nasales. Esto causa fiebre, dolor de cabeza, tortícolis y vómitos, que progresa hacia síntomas más graves que incluyen confusión, falta de atención a las personas y al entorno, pérdida de equilibrio, convulsiones y alucinaciones. Entre la exposición y el inicio, la infección generalmente deriva en un estado de coma y la muerte al cabo de uno a 12 días, con promedio de cinco días”, sentenció.

“Desde 1962, de los 128 casos registrados de contaminación con Naegleria fowleri, sólo una persona ha sobrevivido.” Jonathan Yoder, CDC.

Los científicos no disponen de datos sobre el número de nuevas infecciones pero sí aprecian que la ameba se mueve hacia el norte, ya que los últimos casos fueron registrados en los estados de Minnesota, Indiana y Kansas. Tampoco pueden explicar por qué la ameba afecta solo a ciertas personas cuando en los lagos hay miles de bañistas.

En 2012 un grupo de investigadores en EE.UU. confirmaron la muerte de dos personas en 2011 por meningoencefalitis amebiana primaria procedente del agua del grifo en el estado de Luisiana, EE.UU. Ahora, una niña de 12 años en Arkansas, Estados Unidos, se encuentra en estado crítico después de que contrajo al raro parásito que come el cerebro. Kali Hardig ingresó al Hospital Infantil de Arkansas hace aproximadamente nueve días, de acuerdo con un vocero del hospital.

Tomografía Axial Computarizada, que muestra la extensa parte cerebral “comida” por el parásito (áreas de color negro)

“Esta infección es una de las más graves que conocemos. Más del 95% de las personas que la contraen mueren”. El Parque Acuático Willow Springs en Little Rock, Arkansas, es la fuente más probable de la infección de Hardig, según un comunicado de prensa del Departamento de Salud. Otro caso del mismo parásito fue reportado en 2010 y también fue vinculado con Willow Springs.

Contraer esta ameba es extremadamente raro. Entre 2001 y 2010, hubo 32 casos reportados, dice el CDC. La mayoría de estos casos ocurrió en el sureste de Estados Unidos.

Por favor divulgar esta información para evitar la dispersión de este parásito letal.

También te podría gustar...